Noticias
 
El mundo
Economía
Ecologia
 
 
 
 
 
 
 
 

Documentos:

Las AFP son el corazón del régimen capitalista chileno: acabar con ellas es el primer paso en la revolución.




Por: Recaredo Gálvez – Marco Kremerman.


         



   

 
   

Fundación SOL , en un estudio de MAYO de este año recien pasado, reveló en síntesis, el por qué ni siquiera se habla del eliminar las AFP del sistema económico. La razón es muy secilla, las AFP, en la actualidad invierten en Chile y en el extranjero, pero… ¿en quienes invierte?.
En el caso nacional, las inversiones de las AFP CON LOS FONDOS DE LOS CHILENOS COTIZANTES… entrega fondos a:

1. Grupo Luksic, el que a través de 9 empresas percibe más de us$8.956 millones
2. El grupo Said, con u$7.413 millones
3. Grupo Yarur, con us$6.483 millones
4. Grupo Saieh, con más de us$6.300 millones
5. el grupo Matte que recibe US$6.056 millones de dólares
6. el grupo Solari con inversiones de US$5.102 millones de dólares.

Las AFP reciben los fondos de todos los cotizantes, los cuales van a parar en un gran porcentaje a los grupos económicos más grandes de Chile, ejemplo «los bancos».

El Banco de Chile, perteneciente al grupo Luksic, es la institución financiera que recibe la inversión más alta con US$7.324 millones de dólares.

Lo sigue en segundo lugar el Banco Santander que acumula US$6.978 millones de dólares,
el Banco BCI, perteneciente al grupo Yarur con una inversión de US$6.371 millones de dólares,
el Banco Itaú-Corpbanca, perteneciente al grupo Saieh, con US$6.084 millones de dólares,
el Banco Scotiabank del grupo Said con US$5.961 millones de dólares y el Banco del Estado con una inversión que supera los US$5.570 millones de dólares.

La investigación revela además las inversiones que realizan las AFP en empresas involucradas en actos de colusión y financiamiento ilegal de la política. Es el caso de las empresas SMU (grupo Saieh) y Cencosud (grupo Paulmann), condenadas por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia por colusión en los precios de la carne de pollo y CMPC del grupo Matte, protagonista de la colusión del papel higiénico.
Las AFP también tienen inversiones por US$3.028 millones de dólares en el grupo Angelini, holding involucrado en el financiamiento ilegal de la política a través de las empresas Copec, Celulosa Arauco y Corpesca (Antarchile).
Además, las administradoras de fondos de pensiones han invertido casi US$795 millones de dólares en el Grupo Ponce Lerou, protagonista en los casos Cascadas y SQM. Esta última empresa fue sancionada en 2017 por la Comisión de Bolsas y Valores estadounidense (SEC) por financiamiento ilegal de la política.
Estos grupos son propietarios de empresas como por ejemplo:

Falabella
Ripley
Sodimac,
Easy
Jumbo
Santa Isabel

“Recaredo Gálvez, investigador de Fundación SOL y uno de los autores del estudio explicó que este trabajo revela quiénes han sido los verdaderos beneficiados con el sistema de AFP.

“Este modelo previsional deja dos grandes ganadores, por un lado las AFP, las que en el primer trimestre de 2019 aumentaron sus utilidades en un 100,1% respecto al mismo periodo de 2018 y por otro lado los grandes grupos económicos que operan en Chile, los cuales reciben financiamiento fresco desde los fondos de pensiones de los trabajadores y trabajadoras”.

Para mayor claridad, el investigador de Fundación SOL y autor del estudio, estas cifras revelan una gran paradoja del sistema: “Sin que nadie les haya preguntado, los trabajadores chilenos financian con sus cotizaciones a los bancos pertenecientes a los grupos Luksic, Matte, Yarur, Saieh y a otros grupos multinacionales con tasas de interés cercanas al 3% anual. Paradójicamente, esos mismos trabajadores cuando piden un crédito de consumo a estos bancos deben pagar tasas de interés anuales que pueden superar el 20%, 30% e incluso el 40%”, criticó Kremerman.

Como consecuencia de todo lo anotado, una medida central en la lucha de hoy día es acabar con esta forma institucional de hiperexplotación capitalista sobre la clase trabajadora. Que el Acuerdo por la Paz se haya propuesto «restablecer el orden público» acabando con las movilizaciones, da cuenta del carácter de clase de quienes lo suscribieron. No sólo la Derecha pinochetista, también la Concertación y parte sustancial del Frente Amplio (RD, Comunes) se plegaron a este acuerdo contra la movilización. En el mismo sentido ha obrado el mismo arco político, desde la Derecha, la Concertación y el Frente Amplio (incluyendo a Sharp) respaldando la agenda represiva de Piñera de criminalización de la protesta social, bajo el reaccionario populismo penal de las llamas leyes «anti encapuchados» y «antisaqueos».

En efecto, para los partidos defensores del régimen burgués, la crisis se origina en la movilización, porque es la dominación capitalista la que está en crisis. Por eso la política que aplican apunta de manera uniforme a reprimir el movimiento social. No es simple pusilanimidad, ni un simple error de análisis. Quienes aparecen hoy alineados con Piñera lo hacen porque defienden los mismos intereses de clase que éste.

Por esta razón el fin de las AFP, es una tarea política de primer orden en este momento. Ninguna referencia se ha hecho a esta demanda en ninguno de los acuerdos, comisiones técnicas con que se ha buscado desactivar el movimiento social. No se ha hablado de este tema porque no pretenden mover ni una coma del entramado político y económico del régimen. No hablan de las AFP ni de ninguna reivindicación que sustente el movimiento porque son enemigos del mismo.
Ni las demandas democráticas de participación, ni las sociales, ni los grandes reclamos nacionales de soberanía sobre los recursos naturales, ni el fin de la explotación capitalista serán el resultado del accionar de las instituciones patronales. Lo vemos hoy, sabemos qué es lo que representan y que nada podemos esperar ni de sus convenciones ni plebiscitos. Cuando Piñera llama a las organizaciones de Unidad Social, No+AFP y aquellos refrenes generales del movimiento, lo hace sólo para encuadrarlos, no para dar respuestas de ningún tipo.

Hoy día el poder debe desarrollarse en los órganos de base, asambleas populares y cabildos.A estos espacios llamamos a los compañeros que masivamente rompen con las direcciones capituladas de la izquierda, particularmente la del desastroso Frente Amplio. Desde estos organismos habremos de materializar las aspiraciones del movimiento, que por su contenido anticapitalista han de proyectarse como poder de los trabajadores. Acabar con las AFP es una tarea primera en esta gran lucha y ya las tenemos en la mira, no podemos dejar las calles. Es el momento de la unidad y la lucha.

Un estudio completo se encuentra en www.fundacionsol.cl ;
¿AFP para quién? de Recaredo Gálvez – Marco Kremerman
«Dónde se invierten los fondos de pensiones en Chile».



 
 

©  Todos los derechos reservados 2019 www.tiemponuevo.se